All i oli

Aceite de oliva virgen – 250 cc de 0’2º acidez máxima.
Ajos – 3 dientes.
Mortero o almirez.
Sal.
Yema de huevo.

Elaboración
Majamos los dientes de ajos en el mortero agregando un pellizco de sal, para evitar que resbalen, hasta que se hagan una pasta. Añadimos la yema de huevo y mezclamos. Poco a poco, incorporamos el aceite a chorritos, mientras movemos la maza en círculos. Es muy importante verter el aceite muy poco a poco, y nunca añadir aceite hasta que no haya ligado el que hayamos incorporado antes. Deberemos seguir ligando poco a poco hasta que al dar la vuelta al mortero el all i oli no caiga.

Imprescindible paciencia y brazo firme.

Si no tenemos tiempo o ganas de elaborar el all i oli según la técnica tradicional, podemos prepararlo usando la batidora, como si fuera una mayonesa, en este caso utilizaremos el huevo entero.

La cantidad de ajo la podemos aumentar o reducir al gusto de cada uno. También se puede preparar el all i oli añadiendo unas hojas de perejil al mortero.
Aquellos amantes apasionados del ajo que lo deseen, pueden elaborar el all i oli sin yema de huevo pero usando 8 ó 9 dientes de ajo en su lugar.